¿Qué es coaching?

El coaching es un proceso de cambio personalizado y confidencial orientado a la búsqueda de posibilidades de acción que contribuyan a cerrar la brecha existente entre donde una persona está ahora y dónde quiere llegar (objetivo).

El coaching promueve estrategias de pensamiento introspectivo, crítico y creativo para la solución de problemas. En esta relación se desarrolla a la persona por medio de la elevación de su consciencia, trascendiendo sus límites y creando mecanismos de medición de su avance.

¿Cómo funciona el coaching?

 

El coaching funciona por medio de sesiones conversacionales, enfocadas al alcance de una meta específica, la cual puede ser de dos tipos:

Meta de proceso: Esta meta es el resultado final que desea lograr la persona una vez culminado el proceso.

Meta de sesión: Esta se refiere a temas específicos a lograr dentro de una sesión individual del proceso de coaching.

Importante: Sin objetivo no hay coaching. Y es el coachee quien tiene todas las respuestas, el coach tiene todas las preguntas. El trabajo del coach es guiarte a una respuesta que sea implementable en tu realidad actual, no darte las respuestas a tus preguntas inmediatas.

¿Se acaba el proceso de coaching solo hasta alcanzar la meta?

No. Muchas de las metas sobre las que se trabaja en los procesos de coaching son muy grandes para ser alcanzadas dentro del proceso mismo, así pues, uno de los retos más grandes del coaching es aterrizar sus ideas creando un plan ordenado, claro, medible y sostenible para el alcance de lo que quiere, evitando la generación de dependencia al proceso mismo.

La gran premisa es que usted logre desarrollar las habilidades que le permitirían continuar su proceso de manera autónoma y responsable sin la constante intervención o necesidad de un coach, esto dentro del proceso que puede tener una duración de 3 a 12 meses dependiendo la meta y las condiciones de prestación del servicio.

¿Debe el coach tener conocimiento sobre el área de desarrollo específica de quien toma el proceso?

No es necesario ya que en la relación de coaching no existen niveles jerárquicos, es decir, el coach no es alguien superior al coachee. Esta es una relación de igualdad en donde se crea un espacio seguro para compartir y explorar posibilidades frente a una meta.

¿Para qué me sirve el coaching?

Entre las opciones más inmediatas a lograr en un proceso de coaching usted podrá:

  • Generar posibilidades

  • Tomar decisiones difíciles

  • Tomar acciones contundentes y metódicas

  • Marcar expectativas (propias y ajenas)

  • Comunicar ideas claramente

  • Priorizar

  • Aprender de errores del pasado

  • Resolver conflictos y problemas

  • Mejorar relaciones interpersonales

  • Gestionar recursos

  • Encontrar un balance entre la vida laboral y la personal
     

¿Qué es lo mínimo que debería esperar de un proceso de coaching?

Uno de los más grandes retos de los procesos de coaching es combatir el hábito, definido como los comportamientos recurrentes o pensamientos que nos llevan a actuar automáticamente.

Por medio de un proceso de coaching la persona puede hacer visible lo invisible y decidir de manera consciente cuál será su nuevo pensamiento o forma de actuar frente a una situación específica. Es decir el proceso deberá empoderar a quien lo tome a crear nuevas y mejores decisiones.